Primeros acordes de la balada de Jeremiah Terminator LeRoy (parte 1)

De vez en cuando me encuentro ante la entrada de un hoyo negro en internet y me es normal perder horas dentro de estas madrigueras. Aunque lo disfruto mucho no sucede con frecuencia (lo cual agradezco porque no necesito más razones para procrastinar). Hace un mes no pude evitar entrar a una madriguera nueva cuando leí sobre la existencia de JT LeRoy y sus seis años de vida. He leído una y otra vez los artículos, visto fotos y documentales sobre estas personas y… sigo sin entender.

Descubrí esta historia mientras leía un artículo sobre la nueva película de Kristen Stewart y Laura Dern, que se estrenó en TIFF (el Festival de cine Internacional de Toronto) y que contenía la siguiente sinopsis:

Al principio de la década de los 2000 en San Francisco, Laura Albert (escritora frustrada) crea su personaje JT LeRoy (un misterioso joven escritor atormentado y de sexualidad ambigua) para usarlo como fachada. Eventualmente le pide ayuda a su cuñada, Savannah Knoop, una mujer andrógina para que interpretar a JT en público. “LeRoy” fue catapultado a la estratosfera de celebridades, convirtiéndose en amigo de Courtney Love, Asia Argento y Gus Van Sant (con quién colaboró en la película “Elephant”, aclamada por la crítica).

Me engancharon en cuanto leí que co-escribió el guión de Elephant porque es una de mis películas favoritas. No me tardé en dar cuenta de lo inverosímil que sonaba todo: esta persona le dio vida a su personaje más allá de sus libros. No se trata de alguien hermitaño o agorafóbico que quería mantener cierto anonimato, al contrario estoy convencida de que Laura Albert quería ser famosa; tampoco se trataba de un alias o pen name (como llaman los americanos a los nombres artísticos). He escuchado que algunos editores le recomiendan a las escritoras elegir una firma de autor que suene ambiguo por la discriminación que existe en el mundo editorial hacia obras “femeninas”; he escuchado de escritores fantasmas que le escriban los libros a celebridades o políticos y como no reciben crédito ni regalías. Pero esto es algo completamente diferente.

Savannah disfrazada como JT y Laura

Laura Albert quiso convencer a todos de la existencia de Jeremiah Terminator LeRoy (JT para abreviar). Creó a una persona, y fue más allá al grado de cometer fraude. Sé que suena extraño y créanme que le he dado vueltas y vueltas. Quiero compartir las conclusiones a las que he llegado sobre todo esto, así como hacer un esfuerzo por ordenar la secuencia de eventos que convirtió a JT LeRoy en uno de los personajes más infames del mundo editorial estadounidense, durante 6 años.

Si te mueres de la curiosidad, puedes leer el artículo con el cual el NYTimes desenmascaró todo aquí, o el de The Gaurdian aquí. Así como la reseña que me abrió la puerta de la madriguera aquí. Todos los artículos están en inglés y les recomiendo solo leerlos en su tiempo libre, esta madriguera es profunda.

Las musas del cine

Siempre me ha llamado la atención cuando un actor y director forman una alianza creativa. Grandes películas han salido de estas uniones, e incluso se pueden llegar a distinguir diferentes etapas en sus carreras como: De Niro- Scorsese o DiCaprio- Scorsese. Pero cuando se trata de una alianza entre un hombre y una mujer, la dinámica de poder parece cambiar. A las mujeres siempre se les determina como musas y, muchas veces, terminan siendo parejas. No todos pero hay una gran mayoría. Siempre he tenido la impresión de que existe un entendimiento más profundo entre ellos, que va más allá de la labor creativa que comparten. Hay respeto y me imagino que nace a partir de la admiración que se tiene hacia las habilidades artísticas del otro. Por eso creo que la relación profesional evoluciona al territorio amoroso y no es que sea algo malo pero definitivamente creo que la carrera de la mujer se ve afectada cuando la unión se rompe. Por ejemplo: Helena Bonham Carter y Tim Burton (Planeta de los Simios, Sweeney Todd, Big Fish,…). Durante su relación, ambos eran considerados una de las parejas más excéntricas del cine y los personajes que crearon juntos son memorables. Sin embargo, creo que separados han tenido la posibilidad de crecer más y reinventarse. Helena siempre ha sido una actriz increíble (Frankenstein, El club de la pelea, El discurso del rey,…), nadie ha dudado de su rango y talento pero sí creo que su asociación con Burton la mantuvo encasillada en los ojos del público. No dudo en que empezará un nuevo capítulo de su carrera que nos dejará con la boca abierta pero creo que para muchos siempre será la EX de Tim Burton.

Del otro lado del espectro puedo ubicar a Pedro Almodóvar y Penélope Cruz (Carne Trémula, Todo Sobre Mi Madre, Volver). He leído entrevistas en donde él ha declarado que su musa es una de las mejores actrices españolas. Con cada película se nota la evolución de ambos y la confianza que depositan el uno al otro para sacar lo mejor de sí. Su relación se mantiene profesional y siento que se complementan muy bien. Es muy difícil imaginarse a otra actriz encarnando a los personajes de Almodóvar y creo que eso habla de la pasión que comparten. Otra alianza que pondría de este lado de la escala no amorosa sería la de Lars von Trier y Charlotte Gainsbourg (Antichrist, Melancholia, Nymphomania). Aunque no soy fan de sus películas, me llama mucho la atención que siga trabajando con la misma actriz, considerando que los personajes que encarna son abusados física y emocionalmente en sus películas. Debe existir una tremenda confianza entre ambos para lograr contar esas historias tan perturbadoras. Otros ejemplos que se me pueden ocurrir son: Sofia Coppola y Kirsten Dunst (The Virgin Suicides, Marie Antoinette, The Beguiled); David O. Russell y Jennifer Lawrence (Silver Linings Playbook, American Hustle, Joy); Keira Knightley y Joe Wright (Pride and Prejudice, Anna Karenina); y los hermanos Coen y Frances McDormand (Blood Simple, Fargo, The Man Who Wasn’t There, Burn After Reading,…). Estas uniones han dado frutos importantes para todos y, en el caso de McDormand, terminó ganando un Oscar por Fargo y se casó con uno de los hermanos Coen. Hasta la fecha continúan trabajando juntos así que, creo que puedo decir que existen casos en donde una relación profesional puede alimentar a la amorosa de una manera sana.

Algunos de ellos dejan pasar tiempo entre proyectos, mientras que otros trabajan de manera consecutiva para aprovechar el ímpetu. Es fascinante ver cómo evoluciona una persona gracias a la habilidad artística de otro. Creo que la relación director/actriz va más allá de si ella se puede convierte en una musa, habla del talento y comunicación que puede existir entre dos personas que comparten la misma pasión