Hablemos más de la maestra del horror

Una de mis autoras favoritas de todos los tiempos es Shirley Jackson por su manera de expresar el horror de lo cotidiano, el desarrollo de sus personajes femeninos, y el hecho de ser una mujer que le tocó vivir su fama en una época cuando no creían que las mujeres pudieran escribir otra cosa que no fuera romance.

Tuvo una vida difícil, y en nuestro podcast le dedicamos todo un episodio que puedes escuchar en Anchor, Spotify, Apple Podcasts, Breaker, Google Podcasts, Pocket Casts y RadioPublic.

Da clic para escuchar el episodio completo

Autoras chingonas

In all great works of fiction, regardless of the grim reality they present, there is an affirmation of life against the transience of that life, an essential defiance. This affirmation lies in the way the author takes control of reality by retelling it in his own way, thus creating a new world. Every great work of art, I would declare pompously, is a celebration, an act of insubordination.

En todas las grandes obras de ficción, sin importar que tan desalentadora es la realidad que presentan, hay una afirmación hacia la vida que se contrapone a la brevedad de esa misma vida: un desafío esencial. Esta afirmación radica en la forma en la que el autor toma el control de la realidad al contarla a su modo, así es como crea un mundo nuevo. Toda gran obra de arte, puedo declarar de manera pomposa, es una celebración y un acto de insubordinación.

Tomado de “Leer Lolita en Teheran” de Azar Nafisi

Primeros acordes de la balada de Jeremiah Terminator LeRoy (parte 1)

De vez en cuando me encuentro ante la entrada de un hoyo negro en internet y me es normal perder horas dentro de estas madrigueras. Aunque lo disfruto mucho no sucede con frecuencia (lo cual agradezco porque no necesito más razones para procrastinar). Hace un mes no pude evitar entrar a una madriguera nueva cuando leí sobre la existencia de JT LeRoy y sus seis años de vida. He leído una y otra vez los artículos, visto fotos y documentales sobre estas personas y… sigo sin entender.

Descubrí esta historia mientras leía un artículo sobre la nueva película de Kristen Stewart y Laura Dern, que se estrenó en TIFF (el Festival de cine Internacional de Toronto) y que contenía la siguiente sinopsis:

Al principio de la década de los 2000 en San Francisco, Laura Albert (escritora frustrada) crea su personaje JT LeRoy (un misterioso joven escritor atormentado y de sexualidad ambigua) para usarlo como fachada. Eventualmente le pide ayuda a su cuñada, Savannah Knoop, una mujer andrógina para que interpretar a JT en público. “LeRoy” fue catapultado a la estratosfera de celebridades, convirtiéndose en amigo de Courtney Love, Asia Argento y Gus Van Sant (con quién colaboró en la película “Elephant”, aclamada por la crítica).

Me engancharon en cuanto leí que co-escribió el guión de Elephant porque es una de mis películas favoritas. No me tardé en dar cuenta de lo inverosímil que sonaba todo: esta persona le dio vida a su personaje más allá de sus libros. No se trata de alguien hermitaño o agorafóbico que quería mantener cierto anonimato, al contrario estoy convencida de que Laura Albert quería ser famosa; tampoco se trataba de un alias o pen name (como llaman los americanos a los nombres artísticos). He escuchado que algunos editores le recomiendan a las escritoras elegir una firma de autor que suene ambiguo por la discriminación que existe en el mundo editorial hacia obras “femeninas”; he escuchado de escritores fantasmas que le escriban los libros a celebridades o políticos y como no reciben crédito ni regalías. Pero esto es algo completamente diferente.

Savannah disfrazada como JT y Laura

Laura Albert quiso convencer a todos de la existencia de Jeremiah Terminator LeRoy (JT para abreviar). Creó a una persona, y fue más allá al grado de cometer fraude. Sé que suena extraño y créanme que le he dado vueltas y vueltas. Quiero compartir las conclusiones a las que he llegado sobre todo esto, así como hacer un esfuerzo por ordenar la secuencia de eventos que convirtió a JT LeRoy en uno de los personajes más infames del mundo editorial estadounidense, durante 6 años.

Si te mueres de la curiosidad, puedes leer el artículo con el cual el NYTimes desenmascaró todo aquí, o el de The Gaurdian aquí. Así como la reseña que me abrió la puerta de la madriguera aquí. Todos los artículos están en inglés y les recomiendo solo leerlos en su tiempo libre, esta madriguera es profunda.

“I think there are two types of writers, the architects and the gardeners. The architects plan everything ahead of time, like an architect building a house. They know how many rooms are going to be in the house, what kind of roof they’re going to have, where the wires are going to run, what kind of plumbing there’s going to be. They have the whole thing designed and blueprinted out before they even nail the first board up. The gardeners dig a hole, drop in a seed and water it. They kind of know what seed it is, they know if planted a fantasy seed or mystery seed or whatever. But as the plant comes up and they water it, they don’t know how many branches it’s going to have, they find out as it grows. And I’m much more a gardener than an architect.”

“Creo que hay dos tipos de escritores: los arquitectos y jardineros. Los arquitectos planean todo antes, como lo harían si realmente construyeran una casa. Saben cuántos cuartos habrá, que clase de techo le van a poner, por donde irán los cables y la tubería. Tienen el diseño y los planos hechos antes de colocar la primer piedra. Los jardineros cavan un hoyo, colocan semillas en él y lo riegan. Tienen una idea de qué semilla era, saben si plantaron una fantasía o un misterio, lo que sea. Conforme la planta crece solo la riegan, no saben cuántas ramas habrá y lo van descubriendo conforme sale de la tierra. Soy más como un jardinero que un arquitecto.”

George R.R. Martin

I’ve always been much more independent than ambitious. To me, ambition implies wanting something so badly that you’ll compromise yourself here and there along the way to get it.

Siempre he sido mucho más independiente que ambiciosa. Para mi, la ambición implica querer algo de tal manera que estás dispuesto a comprometerte aquí y allá con tal de obtenerlo.

Tippi Hedren

Reseña: “M Train” de Patti Smith.

Todos deberían leer este libro.

Amo leer autobiografías, sobre todo de músicos. En mi opinión, desarrollan una gran percepción de vida otorgada por desenvolverse en un estado creativo para ganarse el pan de cada día. Hay pocos que podría considerar verdaderos artistas, aquellos que dominan más de un campo. Parecen ser de otro tiempo, cuando la vie bohème era una realidad para los creativos que rondaban las nacientes capitales culturales del mundo. Una de ellas, que sobrevive hasta nuestras fechas, es Patti Smith. Siempre he sido fan de su música pero nunca me había acercado a su escritura porque la poesía no es lo mío. “M Train”, su autobiografía, es otra cosa. Un intento por escribir sobre nada, termina relatando los sucesos de dos años. Su narrativa es hermosa: entreteje recuerdos, sueños y sucesos cotidianos. Su humildad y sencillez por la vida me atraparon desde el primer momento y no pude soltar el libro. Su espíritu está plasmado en cada una de las páginas y te permite acompañarla a diferentes rincones del mundo para compartir sus fotografías, pesadillas y victorias. Muchos creen que no debemos conocer a nuestros ídolos porque podrían decepcionarnos, pero ella es exactamente como pensé que sería y mucho más: es una de las últimas trovadoras y lo sabe; es honesta y no esconde el hecho de que, años después, sigue superando grandes pérdidas. Disfruta plenamente de su vida creativa y da gracias porque el café todavía no se le agota.

Este libro me inspiró y motivó para continuar con mi propio camino creativo. No me lo esperaba y eso convirtió la lectura de este libro en algo gratificante. Es un ícono, es mi ídolo y sigue luchando para que su voz no pierda su fuerza. 

0_ZHX7Iey0CLmwDcBq

Sinopsis oficial:

Patti Smith revisita las cafeterías que más ha frecuentado a lo largo de los años y que convertía en lugares de creación, empezando por el Café ‘Ino de Greenwich Village de Nueva York. Su vida de poeta, dramaturga, cantante, artista y peregrina se revela aquí como si se tratara de un mapa de carreteras. Gracias a una prosa que fluye sin contrastes de los sueños a la realidad, del pasado al presente, acompañamos a la autora en sus viajes, entramos en la Casa Azul de Frida Kahlo en México, visitamos las tumbas de Genet, Plath, Rimbaud o Mishima, somos testigos de su relación con Robert Mappelthorpe, y recordamos su matrimonio con el guitarrista Fred Sonic, la retirada de los escenarios para dedicarse a su familia y su vuelta triunfal al mundo de la música. Si alguien alguna vez soñó con acompañar a Patti Smith en sus viajes, ha llegado la hora de subirse a M Train: la experiencia merece la pena. «Cuando empecé no tenía ningún argumento. Quería escribir libre de cualquier trama o responsabilidad. Sólo quería que la obra se desplegara.», Patti Smith a Francesc Peirón para La Vanguardia.

De luto por un patrimonio

531670_10152565948465227_305770509_n

“El tiempo devasta, pero el hombre es el mayor devastador. (Ovidio, Metamorfosis.) Si para examinar con el lector, dispusiéramos, una a una, de las distintas huellas destructoras impresas en la vieja iglesia, las producidas por el tiempo resultarían muy inferiores a las provocadas por los hombres, especialmente por los hombres dedicados al arte. Tengo forzosamente que referirme a estos hombres dedicados al arte pues, en este sentido, han existido individuos con el título de arquitectos a lo largo de los dos últimos siglos. En primer lugar y para no citar más que algunos ejemplos capitales, hay seguramente en la arquitectura muy pocas páginas tan bellas como las que se describen en esta fachada, en donde al mismo tiempo pueden verse sus tres pórticos ojivales, el friso bordado y calado con los veintiocho nichos reales y el inmenso rosetón central, flanqueado por sus dos ventanales laterales, cual un sacerdote por el diácono y el subdiácono; la grácil y elevada galería de arcos trilobulados sobre la que descansa, apoyada en sus finas columnas, una pesada plataforma de donde surgen las dos torres negras y robustas con sus tejadillos de pizarra.

28926_10152565943850227_1081108336_n

Conjunto maravilloso y armónico formado por cinco plantas gigantescas, que ofrecen para recreo de la vista, sin amontonamiento y con calma, innumerables detalles esculpidos, cincelados y tallados conjuntados fuertemente y armonizados en la grandeza serena del monumento. Es,por así decirlo, una vasta sinfonía de piedra; obra colosal de un hombre y de un pueblo; una y varia a la vez, como las Ilíadas y los Romanceros de los que es hermana; realización prodigiosa de la colaboración de todas las fuerzas de una época en donde se perciben en cada piedra, de cien formas distintas, la fantasía del obrero, dirigida por el genio del artista; una especie de creación humana, poderosa y profunda como la creación divina, a la que, se diría, ha robado el doble carácter de múltiple y de eterno. Y lo que decimos de su fachada conviene a la iglesia entera; y lo que decimos aquí de la iglesia catedral de París conviene a todas las iglesias de la cristiandad en la Edad Media, pues todo se armoniza en este arte, originado en sí mismo, lógico y equilibrado. Medir el dedo de un pie es medir al gigante entero.”

Tomado del Libro Tercero de Nuestra Señora de París. VICTOR HUGO

Autoras chingonas

Muchas de las alusiones o los guiños a tradiciones escriturales norteamericanas emergieron así con una claridad que, pasados ya todos estos años, no dejó de sorprenderme. ¿Cómo se traduce un libro concebido en inglés pero escrito en español que se tradujo al inglés y ahora regresa al español? Esa es la travesía del libro que ahora se abre poco a poco ante nuestros ojos.

cresta_ilion

Tomado de la introducción de La cresta de Ilión de Cristina Rivera Garza.