Cuento: Giselle

—¿Cómo sientes la venda? —me pregunta Laura mientras nos acomodamos en el escenario.

—Apretada, no me gusta.

—Se supone que así te da más soporte y cuando brinques, no te va a doler tanto.

Examino mi zapato, no estoy convencida.

—Puedo ver la venda a través de las medias, se ve horrible.

—Nadie más se va a dar cuenta —mira mi pie de reojo —si quieres, repasamos.

—Sí — respiro profundo —OK, empezamos en tercera posición.

Acomodo mis pies uno frente al otro con los brazos a los lados, palmas hacia arriba.

—Acuérdate de contar cinco segundos antes de saltar.

—Si, ya sé. Tú, mantén tu pierna derecha, ayer doblaste un poco la rodilla cuando estabas en el aire.

—Te apuesto que Elisa se va a adelantar otra vez —me susurra Laura porque está cerca de nosotras —Ayer hasta me pegó, ella jura que todo lo hace perfecto.

—¿Por qué nos tocó al lado de ella? ¡Es tan torpe!

Las demás bailarinas se acomodan en sus filas, silenciosas. Aún en la obscuridad nuestros tutús blancos brillan, parecemos espíritus cuando el tul se mueve. Laura comienza a estirarse para mantenerse caliente pero yo sigo viendo mi tobillo, está gordo.

—Cuando la música haya llegado al crescendo ya debemos estar en círculo— sigo repasando la coreografía.

—Los brazos derechos pero flojos —Laura se mueve de lado a lado, imitando la voz de Madame —deja que fluyan con los violines, suavemente, hacia dentro y hacia fuera.

Nuestras miradas se encuentran y nos gana la risa. Puedo sentir cómo nos voltean a ver algunas bailarinas, pero no me importa.

—Cuando hacemos los bourrée couru, ¿no te molesta el tobillo?

Me pongo de puntas por unos segundos y me muevo de lado a lado.

—No, porque es rápido.

—Bueno, ya bájate para que no te canses.

—Después damos una vuelta y regresamos de puntas al centro del círculo.

—Ah, y acuérdate que cierta persona —Laura señala a Elisa —nunca se tuerce para dejar pasar cuando nos vamos intercalando.

—¿Por qué nos tiene que complicar las cosas así?

Suspiro profundamente, me está dando comezón en el pie. La orquesta empieza a calentar, poco a poco la cacofonía va tomando forma lo que inquieta a los espíritus a mi alrededor.

—¿Qué sigue?

—Caminamos rápido por la izquierda del escenario para formar la fila larga.

—Las grand jeté —digo nerviosa, mirando mi tobillo.

—Sólo respira profundo antes de brincar y ya —me dice Laura, tratando de animarme —y cuando aterrices no dejes de sonreír.

—¿Crees que se dé cuenta Madame si no sonrío aunque sea por un segundo?

—No se le va nada, ayer me encontré a María llorando en el baño, Madame la regañó por bajar un poco los brazos a media vuelta.

—Está bien, seguiré sonriendo aunque se me rompa el tobillo.

—No exageres. Después sale Susy al escenario y empezamos a girar a su alrededor.

—Giramos y giramos…

—Baila entre nosotras hasta llegar adelante.

—Y por último formamos las dos hileras para ir saliendo del escenario en pas de basque.

La orquesta se calla abruptamente y el silencio es tan frío como la mirada de Madame, quien nos escudriña desde los bastidores.

—¿Segura que es todo? —le pregunto a Laura.

—Si, Susy termina el acto sola.

—En dos minutos se abre el telón —nos informa Madame —fórmense y tomen su distancia.

—Si, Madame —decimos todas en unisono.

Mano derecha al frente, mano izquierda hacia el lado. Laura me aprieta el hombro.

—La mano de Elisa está sudada —susurra.

Hago un gran esfuerzo por no reírme fuerte porque sé que Madame me está observando detenidamente.

—Todas se van a ver mal porque te vas a rezagar —me había dicho en los vestidores —eres muy egoísta.

—No me duele tanto —mentí —no quiero perderme la presentación de hoy.

Las medias me están dando calor, el tutú me aprieta… sólo son nervios. Respira profundo: inhala… tres… dos… uno… exhala. Acomodo mis pies uno frente al otro con los brazos a los lados, palmas hacia arriba.

—Y no olviden sonreír.

Comienza la música, se abre el telón.

 

D.R Merce Garcés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .