La inspiración es un mito.

Entre más me dedico de lleno a mis proyectos de escritura, me doy cuenta que he vivido una gran mentira: las cosas no salen de la nada y no hay un éter de donde proviene todo. Cada página es el resultado de horas de pensar y organizar mis ideas, de escribir párrafos y editarlos inmediatamente porque no suenan bien; de bosquejar al personaje por todos lados y, sobre todo, de estar sentado frente a la computadora deseando que las cosas se solucionen por sí solas (porque ya me duele el cerebro). La inspiración divina es un mito. Nunca me he levantado y dicho: “necesito sentarme ahora mismo a escribir”, y proseguido a sacar hoja tras hoja de escritura perfecta. ¿De dónde salió esta idea? Tal vez surgió porque somos criaturas flojas que queremos todo ahorita y a nuestra manera. O, tal vez siempre fue parte de la mística que rodeaba a los grandes artistas, que tenían mecenas con recursos inagotables. Fueron tan prolíficos porque se dedicaban de lleno a lo suyo. Era una profesión.

He aprendido que: entre más flexionas los músculos creativos, la actividad se vuelve más llevadera…pero hay que dedicarle tiempo. Hay una razón muy importante por la cual cada escritor exitoso es tan firme con sus rutinas, la clave está en ser disciplinado. Entienden su proceso y se comprometen a él. Por más que me duela admitirlo, las cosas no se escriben por sí solas. Yo, por ejemplo, sé a qué horas trabajo mejor pero, no por ello puedo sacar de mi sistema todo lo que me gustaría escribir. Mi mente se tiene que enfocar, a veces me tardo en solucionar el propósito de un personaje o por qué una escena es tan importante. Necesito darme ese tiempo para pensar y después sentarme a escribir. Procuro hacerlo todos los días, con horario y metas fijas (dos horas al día o tres a cinco páginas en una sentada). No siempre lo cumplo. Decir que se necesita mucha paciencia con uno mismo, para realizar una actividad creativa, se queda muy corto. Aceptar y encontrar mi propio paso fue lo que cambió mi dedicación a cada cuento y/o capítulo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .