Hablemos más de la maestra del horror

Una de mis autoras favoritas de todos los tiempos es Shirley Jackson por su manera de expresar el horror de lo cotidiano, el desarrollo de sus personajes femeninos, y el hecho de ser una mujer que le tocó vivir su fama en una época cuando no creían que las mujeres pudieran escribir otra cosa que no fuera romance.

Tuvo una vida difícil, y en nuestro podcast le dedicamos todo un episodio que puedes escuchar en Anchor, Spotify, Apple Podcasts, Breaker, Google Podcasts, Pocket Casts y RadioPublic.

Da clic para escuchar el episodio completo

10 escritoras que me han inspirado

Por ser marzo, decidí festejar el día internacional de la mujer durante el mes para celebrar la obra de mujeres que me han inspirado. Para empezar quiero hablar un poco de las escritoras que me convencieron de que podía seguir su camino. 

La lista no tiene un orden particular, las admiro a todas y creo que vale la pena leerlas (si no lo has hecho). La mayoría de estas mujeres escriben en inglés y, si puedes, te recomendaría leerlas en su idioma original, aunque sí existen buenas traducciones.

Patti Smith

Esta mujer es brillante en todo lo que hace. Poeta por vocación, cantante por suerte, Patti Smith es una mujer que respira arte y su memoria “M Train” te deja vivir un año de su vida. Ya había reseñado este libro en el blog, y hablo en serio cuando digo que todos los que queremos vivir de nuestra creatividad, ¡deben leer este libro!

Patti Smith es una de las artistas más honestas y ancladas en la realidad, que he tenido la fortuna de leer. Me encantaría verla en vivo, todavía hace presentaciones en todo el mundo así que voy a cruzar los dedos para que uno de los tantos festivales de música la inviten.

Mariana Enriquez

Esta escritora argentina llegó a mí gracias a la recomendación de una amiga. Mariana Enriquez es una de las voces latinoamericanas más emocionantes por su manejo del terror. La manera en la que plasma el horror femenino y cotidiano, me ha inspirado a intentar desarrollarme en este género.

La falta de representación femenina en subgéneros literarios nos ha hecho creer, por demasiado tiempo, de que las mujeres no podíamos sobresalir entre los hombres. Mariana Enriquez es una de las cientos de mujeres latinoamericanas que prueban lo contrario.

Margaret Atwood

De verdad es la reina de la distopías. En alguna entrevista, esta autora comentó que tomaba inspiración de la historia humana y que sólo utilizaba elementos (tortura, experimentación, filosofía, etc.) creados por el ser humano. Supongo que su memoria histórica es lo que la separa de los demás autores de ciencia ficción.

Aunque los mundos que presenta Margaret Atwood en cada libro suelen haber pasado por una gran tragedia ambiental o social, la temática se siente real debido a su habilidad de reflejar los problemas del presente.

Las hermanas Brontë

Fueron de las pocas mujeres del siglo XIX que lograron ver sus publicaciones tener éxito. Charlotte, Emily y Anne crecieron aisladas en Yorkshire, Inglaterra; rodeadas por pantanos y naturaleza salvaje que influyó en la ambientación de sus novelas y poemas.

Como muchas mujeres de la época, publicaron sus primero libros con seudónimos masculinos: Currer, Ellis, y Acton Bell. La novela de Charlotte Brontë “Jane Eyre”, fue una de las primeras obras feministas que me influyeron. 

Lydia Cacho

Esta periodista es de las mujeres más valientes que tiene México. Desde hace años, Lydia se ha dedicado a denunciar el tráfico de blancas e infantil en un país en que la corrupción llega hasta el más alto nivel. El hecho de ser perseguida por hacer su trabajo, secuestrada y, constantemente teniendo que buscar asilo en otros países, no la ha detenido de seguir adelante.

En los últimos años, se ha enfocado en desmantelar el machismo tóxico enraizado en nuestra cultura, y es muy inspirador ver cómo una mujer puede seguir motivada, tratando de cambiar el mundo sin importar quien la intente detener. 

Agatha Christie

Agatha Christie fue un gusto heredado por mi madre. El género policiaco lo he leído desde niña, y de verdad creo que nadie enreda un misterio como esta autora. Cualquier historia que involucre a los detectives Hercule Poirot y Miss Marple son entretenidas y por algo sigue siendo conocida como la “reina del misterio”.

El libro Guinness de Récords Mundiales la considera la novelista más exitosa de todos los tiempos, porque ha vendido más de dos mil millones de libros, y ha sido traducida a 103 idiomas.

Shirley Jackson

Otra gran escritora de terror, la obra de Shirley Jackson ha influido en mucho autores contemporáneos como Stephen King y Neil Gaiman. Olvidada por muchos años, sus novelas y cuentos han tenido un resurgimiento gracias a la serie de Netflix “The Haunting of Hill House”. Aunque no es una adaptación fiel, recupera muchos de los elementos que definen el estilo de Shirley: el terror psicológico, las enfermedades mentales, la soledad y la toxicidad de algunas familias.

Esta autora logró vivir de su éxito gracias a la publicación de su cuento “La Lotería”, por el cual recibió grandes reclamos del público, y que la inspiraron a seguir adelante.

Ursula K. Le Guin

Nadie escribe ciencia ficción como Ursula K. Le Guin. Su obra se caracteriza por el peso que le da a las relaciones sociales y tradiciones humanas. Aunque sí explora diferentes galaxias, se distingue de otros autores por su manera de inspeccionar profundamente cómo nos relacionamos. El género, las costumbres, el abuso de poder y la evolución, son temas que aborda desde un punto de vista muy distinto, gracias a su conocimiento de la sociología.

Anne Rice

Me enamoré de Nueva Orleans gracias a esta autora. Anne Rice llevaba años escribiendo sobre vampiros antes de que las masas la voltearan a ver. “Entrevista con el vampiro” se publicó en 1976, y desde entonces ha ido añadiendo novelas a sus crónicas vampíricas.

Aunque a mí no me gustan las novelas más recientes, sigo estimando mucho los primeros libros de vampiros porque me demostraron lo poético que podía ser el horror de una vida eterna.

Samanta Schweblin

Esta cuentista latinoamericana tiene una gran habilidad para el subtexto. Cuando lees a Samanta Schweblin debes poner mucha atención para captar las pistas de la segunda historia. Aunque puede llegar a ser un poco pesado, leerla me ha ayudado a entender que un cuento es una gran oportunidad para plasmar mi propia psicología.

¿Qué mujer escritora es tu favorita? ¿Me podrías recomendar alguna? Déjame un comentario con tu respuesta.

¡Tengo un podcast!

Creo que nunca he hablado de esto en el blog y me sorprende porque es uno de los proyectos más divertidos en los que he participado.

FemmeNormal es un podcast en donde mi amiga, Edna Montes, y yo hablamos de todo lo que nos gusta: libros, películas, los diferentes géneros, autoras, y todo lo que tiene que ver con el feminismo. Escúchanos, somos bien divertidas.

Puedes encontrar FemmeNormal en Anchor, Spotify, Apple Podcasts, Breaker, Google Podcasts, Pocket Casts, RadioPublic. ¡No olvides dejarnos una reseña!

Da clic para escuchar el episodio completo

Autoras chingonas

In all great works of fiction, regardless of the grim reality they present, there is an affirmation of life against the transience of that life, an essential defiance. This affirmation lies in the way the author takes control of reality by retelling it in his own way, thus creating a new world. Every great work of art, I would declare pompously, is a celebration, an act of insubordination.

En todas las grandes obras de ficción, sin importar que tan desalentadora es la realidad que presentan, hay una afirmación hacia la vida que se contrapone a la brevedad de esa misma vida: un desafío esencial. Esta afirmación radica en la forma en la que el autor toma el control de la realidad al contarla a su modo, así es como crea un mundo nuevo. Toda gran obra de arte, puedo declarar de manera pomposa, es una celebración y un acto de insubordinación.

Tomado de “Leer Lolita en Teheran” de Azar Nafisi

Desaparecida

Estos últimos tres meses han sido una montaña rusa de emociones. Pero si soy sincera todo 2019 ha sido un año raro. He tenido victorias personales muy padres pero momentos bajos muy deprimentes.

Una de las grandes victorias del año fue que al fin

¡¡termine el primer tratamiento de mi novela!!

Drake Working GIF - Find & Share on GIPHY

Esto pasó a mediados de octubre y no podría estar más feliz. Me tomó un poquito más de un año y medio terminarla, lo cual considero una gran victoria. Ahora sigue el siguiente paso (y el más importante): la corrección.

Ya que no tengo pendiente mi primer novela, ya podré retomar los mil proyectos de escritura que tengo abandonados… incluyendo este blog.

Autoras chingonas

It is easy to slip into a parallel universe. There are so many of them: worlds of the insane, the criminal, the crippled, the dying, perhaps of the dead as well. These worlds exist alongside this world and resemble it, but are not in it.

Es muy fácil entrar en un universo paralelo. Hay muchos de ellos: mundos de locura, criminales, de discapacitados, de moribundos, incluso de los muertos. Estos mundos existen al lado de este mundo y hasta se parecen, pero están separados.

Tomado de pág. 5 “Girl, Interrupted” (inocencia interrumpida) de Susanna Kaysen

Cuento: Mesa para uno

Llegó diez minutos antes, como siempre. Vestía su único traje, color azul con parches de gamuza gris en los codos. La corbata favorita de su esposa lo acompañaba, mientras su calzado mostraba indicios del tiempo. Se detuvo en la puerta. La ambulancia estaba estacionada en su lugar, lista. Hay mucha gente hoy, pensó mientras se acomodaba los gemelos de la camisa. La fila avanzó un poco lento. La anfitriona revisaba los formularios de una pareja. Sabía que eran novatos por cómo miraban de un lado a otro, sin saber qué esperar.

Inspeccionó el menú. Todo se leía delicioso, una cena hecha para morirse.
Comenzó a salivar y tomó su copa de vino. Acomodó la servilleta sobre sus piernas y notó que estaba rodeado de caras desconocidas. Había algunas mesas ocupadas por parejas, pero en la mayoría sólo se sentaba uno. Vestían sus mejores prendas y todos callaban un deseo. Una señora, con el cabello teñido de rosa pastel, encontró su mirada y le regaló una sonrisa cómplice. Los dos se desearon suerte. El mesero puso frente a él una ensalada César. Un pedazo de lechuga romana crujió entre sus dientes y el queso parmesano con aderezo a base de ajo inundó su paladar. Disfrutó de cada mordida como si fuera la última. Al terminar, llegó frente a él una gran porción de lasaña junto con una canasta de pan de ajo. El primer bocado le supo amargo y sonrió. Hoy puede ser el día.

Alguien a su izquierda comenzó a toser incontrolablemente. Siguió masticando y volteó al escuchar un golpe seco contra el suelo, admiró cómo se convulsionaba la señora de cabello rosa pastel. Cinco meseros rodearon la mesa de la moribunda mientras los paramédicos esperaban la señal de la anfitriona para entrar. Los meseros comenzaron a golpear las charolas con las manos y, de repente, las dejaron caer. El estruendo llenó el restaurante. Los paramédicos se acercaron al
cuerpo y en cuanto lo acomodaron en la camilla, todos se pusieron de pie. Esperaron a que se retiraran para aplaudir. Él tomó asiento. Limpió su plato con el pan, no podía sobrar nada. Respiró profundo, tenía un sabor metálico en la lengua y cerró los ojos. Al abrirlos, se encontró con una copa de helado de menta con chocolate, el favorito de Dolores. Cuando aún vivía, siempre habían tenido un litro en la nevera sin falta. Conforme fue decayendo su salud, y aún hacia el final, lo compartían desde el envase. Tomó la cuchara y llevó el helado a su boca. Sintió como si algo le apretara el corazón.

—¿Cómo estuvo el servicio hoy?— la anfitriona lo saludó cuando se acercó a la
salida.

—Muy bien, m’ija.

—¿Lo esperamos mañana?

—Mesa de siempre, por favor.

—Con gusto, ¿sería el menú ruleta rusa para uno o lo esperamos con un acompañante?

—Solo.

La anfitriona le abrió la puerta. Vio que una ambulancia nueva esperaba, estacionada afuera, paciente. Sonrió al verla, tal vez mañana sea mi día de suerte.

Primeros acordes de la balada de Jeremiah Terminator LeRoy (parte 1)

De vez en cuando me encuentro ante la entrada de un hoyo negro en internet y me es normal perder horas dentro de estas madrigueras. Aunque lo disfruto mucho no sucede con frecuencia (lo cual agradezco porque no necesito más razones para procrastinar). Hace un mes no pude evitar entrar a una madriguera nueva cuando leí sobre la existencia de JT LeRoy y sus seis años de vida. He leído una y otra vez los artículos, visto fotos y documentales sobre estas personas y… sigo sin entender.

Descubrí esta historia mientras leía un artículo sobre la nueva película de Kristen Stewart y Laura Dern, que se estrenó en TIFF (el Festival de cine Internacional de Toronto) y que contenía la siguiente sinopsis:

Al principio de la década de los 2000 en San Francisco, Laura Albert (escritora frustrada) crea su personaje JT LeRoy (un misterioso joven escritor atormentado y de sexualidad ambigua) para usarlo como fachada. Eventualmente le pide ayuda a su cuñada, Savannah Knoop, una mujer andrógina para que interpretar a JT en público. “LeRoy” fue catapultado a la estratosfera de celebridades, convirtiéndose en amigo de Courtney Love, Asia Argento y Gus Van Sant (con quién colaboró en la película “Elephant”, aclamada por la crítica).

Me engancharon en cuanto leí que co-escribió el guión de Elephant porque es una de mis películas favoritas. No me tardé en dar cuenta de lo inverosímil que sonaba todo: esta persona le dio vida a su personaje más allá de sus libros. No se trata de alguien hermitaño o agorafóbico que quería mantener cierto anonimato, al contrario estoy convencida de que Laura Albert quería ser famosa; tampoco se trataba de un alias o pen name (como llaman los americanos a los nombres artísticos). He escuchado que algunos editores le recomiendan a las escritoras elegir una firma de autor que suene ambiguo por la discriminación que existe en el mundo editorial hacia obras “femeninas”; he escuchado de escritores fantasmas que le escriban los libros a celebridades o políticos y como no reciben crédito ni regalías. Pero esto es algo completamente diferente.

Savannah disfrazada como JT y Laura

Laura Albert quiso convencer a todos de la existencia de Jeremiah Terminator LeRoy (JT para abreviar). Creó a una persona, y fue más allá al grado de cometer fraude. Sé que suena extraño y créanme que le he dado vueltas y vueltas. Quiero compartir las conclusiones a las que he llegado sobre todo esto, así como hacer un esfuerzo por ordenar la secuencia de eventos que convirtió a JT LeRoy en uno de los personajes más infames del mundo editorial estadounidense, durante 6 años.

Si te mueres de la curiosidad, puedes leer el artículo con el cual el NYTimes desenmascaró todo aquí, o el de The Gaurdian aquí. Así como la reseña que me abrió la puerta de la madriguera aquí. Todos los artículos están en inglés y les recomiendo solo leerlos en su tiempo libre, esta madriguera es profunda.